Marketing digital: de vuelta a los conceptos básicos

 

El concepto de «marketing digital» es el término más utilizado para las actividades de marketing que dependen en gran medida de canales, herramientas y tácticas digitales. Como ya os contamos en este post, el marketing digital se deriva del marketing online y ambos términos se utilizan indistintamente. Algunas personas aún hablan de marketing en Internet, ya que fue con la llegada de Internet cuando comenzamos a «hacer» marketing digital y en línea.

De hecho, las principales aplicaciones y funcionalidades que permitía Internet en sus inicios para personas y empresas como son la creación de páginas web y el correo electrónico, siguen siendo hoy en día fundamentales en el marketing digital. También dieron origen a fenómenos como el diseño y la analítica web, el comercio electrónico, el marketing de contenidos, el posicionamiento en buscadores, el marketing por correo electrónico, la realidad aumentada y, por supuesto, la publicidad online, entre otros.

A medida que se agregaron nuevos canales y dispositivos y evolucionó el pensamiento y las necesidades de los negocios surgieron nuevas formas de marketing digital: mobile marketing, marketing en redes sociales, inbound marketing, marketing de influencers,… La llegada en su momento de nuevos dispositivos como los smartphones y más recientemente los dispositivos de Internet de las cosas también tienen un impacto en cómo evolucionan las tácticas de marketing digital actuales. Esto es, entre otros, impulsado por el contexto en el que se utilizan dichos dispositivos, sus posibilidades y el propósito al que sirven.

Además, hace muchos años, las tácticas de marketing digital y las actividades «offline» empezaron a combinarse ya que la gente no vive sola en un mundo digital y distinguir entre online y offline en nuestras vidas es realmente un poco arcaico. Los especialistas en marketing empezaron a hablar de unir los mundos físico y digital, el marketing multicanal y el marketing omnicanal cuando esto sucedió.

 

Por qué es importante revisar la esencia del marketing digital

El marketing digital hoy parece mucho más complicado de lo que solía ser. Hay miles de nuevas herramientas y la tecnología de es una parte fundamental. Hay una creciente proliferación de canales y dispositivos.

Las personas utilizan varios canales, dispositivos y medios de interacción a lo largo de su recorrido en la búsqueda de sus intereses, en los procesos de compra y en el tiempo total que experimentan, ven o interactúan directa o indirectamente con una marca. Las actividades y soluciones orientadas al cliente se combinan. Las actividades de backoffice se digitalizan y se alinean con el front office a medida que las organizaciones se «transforman digitalmente» teniendo en cuenta la experiencia del cliente. Y las personas continúan adoptando cada vez más dispositivos y servicios digitales que, a su vez, dan origen a nuevas tácticas: video marketing, podcast, streaming, realidad virtual, inteligencia artificial, etc.

Las herramientas que utilizan los especialistas en marketing se han convertido en sistemas a menudo complejos, con muchos datos provenientes de diferentes fuentes y lugares y bastante automatización. Y el cliente digital exigente no siempre es fácil de atender. Como resultado de todo esto y más, muchas organizaciones tienden a perderse un poco en esta jungla del marketing digital y a olvidar la esencia.

Esa es también la razón de este artículo de vuelta al «marketing original». No vamos a enfocarnos en por qué los esfuerzos de marketing digital a menudo no obtienen los resultados que queremos. Tampoco vamos a ver por qué tanta gente todavía no está impresionada por los amplios esfuerzos digitales. Y no nos acercaremos a la última aplicación popular de redes sociales o de otro tipo que tenga éxito entre un determinado grupo de personas.

Lo que queremos hacer, es ayudar a todos nuestros lectores a mirar la esencia nuevamente y acompañarlos en esos momentos de dudas en que te planteas ¿por qué estás invirtiendo en herramientas, canales y tácticas específicas? ¿Por qué creas un contenido en tu web o tus RRSS sobre un tema en particular y no sobre otro?

 

Analizamos el por qué detrás de tus acciones de marketing online y lo que la gente espera que le hables.

El «por qué» impulsa las acciones del marketing digital en tu empresa. Estas acciones deben brindar valor a tus clientes, dar solidez a tu marca y conseguir algún resultado finalmente. Y para que funcione, volver a la esencia y salir de detrás de la pantalla y las herramientas será crucial. Incluso salir también de detrás de la promoción directa de tus productos también lo es. Debes tener en cuenta la dimensión humana de tu Marca, escuchar y tratar a los clientes (aunque aún no sean tales) de tú a tú, de manera directa y cercana, independientemente de los canales, tácticas y herramientas.

Está claro que en los próximos años las empresas, por pequeñas que sean, utilizarán cada vez más diferentes estrategias de marketing digital. Ha estado sucediendo durante años y en tiempos de crisis a menudo lo es aún más. El hecho de que las tácticas de marketing digital son más rápidas de implementar y también más fácilmente medibles y automatizables es una de las razones de ello.

Sin embargo, los datos «digitales», la automatización y la digitalización por sí solas no son suficientes para construir un negocio y hacer crecer una marca con el tiempo. Según el contexto habitual, algunas empresas lograrán sus objetivos antes que otras, trabajando su estrategia de marketing digital.

Independientemente de la importancia del marketing digital, está claro que el componente «físico» es importante y hay que tener cuidado de no olvidar que las personas se informan y viven en el «mundo real», donde lo «digital» tiene, sin duda, un gran impacto en nuestras vidas. Los medios físicos de marketing y publicidad, como las pantallas al aire libre o diferentes dispositivos en las tiendas e incluso en nuestros hogares, también están cada vez más habilitados digitalmente, lo que hace que el espacio de marketing digital sea más amplio que nunca.

Sin embargo, los nuevos «gadgets» que llegan, desde altavoces inteligentes hasta chatbots, y nuestro enfoque en los datos y las tecnologías, a menudo nos han hecho olvidar que el marketing digital es marketing y que lo básico sí importa. Todavía pasamos por alto el hecho de que detrás de cada dirección de correo electrónico y conjunto de datos de clientes, hay personas reales y que es esencial mirar el marketing de una manera holística o integrada.

Al riesgo de olvidar la esencia, se suma el hecho de que especializarse en una o más áreas del marketing digital puede ser todo un desafío y requiere mucha experiencia. Es importante contar con especialistas, pero necesita ese enfoque amplio y global de las estrategias de marketing, para seguir haciéndonos las preguntas correctas y tomando las decisiones acertadas.

Con cada canal de marketing digital diferente vemos una nueva generación de expertos para optimizar el impacto del marketing a través de ese canal. Sin embargo, los especialistas en marketing han comenzado a darse cuenta de que no se puede hacer todo. Y no es necesario.

Es necesario volver a lo básico y comprender lo que un cliente quiere de tu Marca. Priorizar y centrarse en la esencia humana detrás del marketing digital y del marketing en general. Y para cada táctica, canal y contenido que crees o acción que realices, preguntarte «por qué», «cuál es el valor» y «a qué necesidad responde».

La gente está harta de las marcas que dicen que sus clientes les importan, pero siguen sin tomar contacto directo con ellos. Los clientes quieren que demuestres que te preocupas y te involucras de una manera valiosa y significativa. El desafío es encontrar el enfoque adecuado, según tus objetivos, presupuesto y situación, claro, pero asegurándote de cubrir las prioridades del cliente a corto plazo y no caer en la trampa de pasar por alto el impacto a largo plazo de una marca sólida. Has de analizar y comprender lo que funciona para tu empresa y tus clientes y atreverte a desafiar las aparentemente obvias prácticas. Al tomar decisiones y asignar presupuestos, o reducirlos, pregúntate no solo «por qué», sino también «cuál podría ser una mejor opción». Deja espacio para la experimentación, incluso si los tiempos inciertos te obligan a buscar recetas que ya conoces.

Trabaja por entender al cliente y comprender la esencia de cada táctica y canal de marketing digital.

 

 

No Comments

Post A Comment